Published On: Mon, Jan 8th, 2018

La Iglesia venezolana lanza una advertencia para evitar un completo colapso social

Share This
Tags

El presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), Diego Padrón, alertó que las protestas por falta de alimentos en el país podrían generar una convulsión social “muy fuerte” y llamó a respetar la propiedad privada “y la persona humana”, ante la creciente violencia callejera y delictiva que castiga al país. La Iglesia venezolana es una histórica adversaria del chavismo, ya desde los tiempos del caudillo fallecido Hugo Chávez.

“En los últimos días, las protestas contra el Gobierno por la falta de comida, de medicinas y de gasolina están las tres de alguna manera conectadas y son un aviso, un alerta, un llamado a que tengamos en cuenta que puede saltarse una convulsión social muy fuerte y el llamado que hacemos es que los venezolanos respetemos la propiedad ajena y los principios de la persona humana”, dijo Padrón. Los saqueos se han registrado en los últimos días en varias regiones del país, dejando comercios destruidos. La tensión continuó después que el Gobierno ordenara a unas 26 cadenas de supermercados bajar los precios de algunos productos de consumo a los niveles de mediados de diciembre pasado, en medio de una inflación galopante.

Padrón instaló la conferencia con un discurso leído ante los obispos que se aprestan a escoger a la nueva directiva de la CEV, un organismo que ha sido crítico con el Goberno bolivariano con sus manifiestos. El presidente de la CEV mencionó la crítica situación económica del país, agudizada por la hiperinflación y el desabastecimiento de alimentos y medicinas.

“(Estas) son unas de las navidades más tristes de la reciente historia de Venezuela. Es verdad que no traemos tristeza porque cada uno de nosotros la dejó en su mesa de noche, pero en las visitas en las comunidades vemos la angustia y el clamor de la gente por pan y remedios. Traemos fe y esperanza en el poder salvador de Dios, palabra de consuelo y proyecto de solidaridad para nuestro pueblo”, expuso. Padrón se refirió también al diálogo que sostiene el gobierno con la oposición en República Dominicana para buscar salidas a la crisis, que tendrá una cita el 11 y 12 de enero en Santo Domingo.

El prelado dijo que el pueblo no tiene confianza “ni en los actores ni en la claridad de los objetivos ni en las consistencias sobre todo el proceso”. “El diálogo es válido y necesario y se justifica en la medida en que contribuya a cambiar la calamitosa situación actual. No obstante, este proceso no tiene el voto del pueblo, porque el pueblo no tiene confianza ni en los actores ni en la consistencia de los resultados”, recalcó.

Sin embargo, expresó su deseo de que las conversaciones lleguen a un acuerdo “creíble” que permita garantizar este año unas elecciones presidenciales transparentes y con una nueva directiva del Consejo Nacional Electoral (CNE). Este organismo de supervisión de elecciones está totalmente desacreditado, tanto en Venezuela como en el extranjero. Las últimas tres citas electorales son sospechadas de fraude masivo a favor del oficialismo. Padrón alertó que si no se llega a un acuerdo, aumentará la desilusión de la gente y se “desatarán los demonios del poder”.

Asimismo, señaló que el Papa Francisco sigue con preocupación los acontecimientos de Venezuela y pidió a los obispos venezolanos mantener el compromiso con el pueblo y seguir “acompañando y defendiendo sus derechos”.

“Estas son unas de las navidades más tristes de Venezuela. Vemos angustia y clamor por pan y remedios”

About the Author

.