Published On: Tue, Jan 9th, 2018

Detuvieron a dos personas por gritar contra Maduro

Share This
Tags

La situación en Venezuela están generando alarma en todo el mundo. Es que el pasado 3 de enero el Gobierno venezolano detuvo a dos personas que protestaban contra el régimen de Nicolás Maduro bajo la imputación de posesión de sustancias explosivas, instigación pública, obstaculización de la vía pública, e “instigación al odio”, siendo que esta última cuenta con penas de hasta 20 años.

En la localidad de Valencia, en el estado de Carabobo, la Policía local apresó a Ronald Cevilla Guedez, de 25 años, y a Erika Palacios Alfonzo, de 41 años, cuando se encontraban manifestándose contra el gobierno venezolano. Allí, según una transcripción del parte policial revisada por Human Rights Watch, estaban junto a otras 30 personas que habrían estado cortando parcialmente una avenida y habrían quemado neumáticos frente a la Municipalidad de Naguanagua.

En tanto, durante una audiencia realizada el 4 enero, imputaron a Cevilla y Palacios por posesión de sustancias explosivas, instigación pública, obstaculización de la vía pública, e “instigación al odio”, siendo que este último delito fue impuesto por la Asamblea Nacional Constituyente oficialista en noviembre de 2017. En su descripción, establece que se prohíben que los partidos políticos “promuevan el fascismo, la intolerancia, o el odio”, por lo cual la pena es de hasta 20 años de prisión para quien “fomente, promueva, o incite el odio.”

El abogado defensor de los imputados detalló que la supuesta “violencia” e instigación criminal fue simplemente gritar: “Maldito Nicolás Maduro!” e insultar a los oficiales de la policía local. En tanto, desde la fuerza de seguridad afirmaron que encontraron siete bombas Molotov caseras, dos botellas con líquidos inflamables, 12 “cohetones” y un mortero en la zona, aunque no especificaron si era de la propiedad de los detenidos, mientras que los propios acusados niegan que sean suyas. De todas maneras, el tribunal aceptó las imputaciones y ordenó la prisión preventiva de los inculpados.

Según una fuente confiable de Human Rights Watch, tras apresar a Cevilla y Palacios, agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional allanaron los domicilios de los imputados, al tiempo que los familiares que se encontraban presentes en el operativo advirtieron que los oficiales no presentaron ninguna orden judicial. Incluso, denunciaron que, además, les habrían robado productos personales.

Por su parte, José Miguel Vivanco, Director Ejecutivo para las Américas del ente internacional “Human Rights Watch”, se refirió a este hecho y afirmó: “El régimen de Maduro estrena la nefasta “Ley anti odio” encerrando a dos manifestantes. ¿Su crimen? Gritar “Maldito Nicolás Maduro” y sentenció: “Parece que Maduro es tan consciente del estrepitoso fracaso de su régimen que solo está dispuesto a “rendir cuentas” frente a su turba de aplaudidores” en la “Asamblea Constituyente”.

About the Author

.