Published On: Tue, Apr 10th, 2018

Desplazamientos de fiscales, el primer guiño para Weinberg de Roca

Share This
Tags

El camino de Inés Weinberg de Roca, presidenta del Tribunal Superior de Justicia de la ciudad de Buenos Aires y candidata del Ejecutivo a la Procuración General de la Nación, sumó al menos dos luces verdes en las últimas horas. Esos guiños no fueron independientes uno de otro, según coincidieron las fuentes consultadas por El Intransigente. La clave, aseguran, está en la confianza del Ejecutivo en que Weinberg de Roca llegará a ocupar el lugar que hasta diciembre pasado fue de Alejandra Gils Carbó. Y para eso quieren que tenga un camino despejado, sin tener que arrancar con movidas antipáticas o gestos poco republicanos.

En ese sentido, el viernes, luego de que se conociera que el Gobierno publicó sus antecedentes para que comience el proceso de selección, el procurador interino, Eduardo Casal, corrió al fiscal federal Juan Pedro Zoni, designado por Gils Carbó en 2015 y que investigaba al presidente Mauricio Macri, por el caso del Correo Argentino.

Zoni es un funcionario de carrera, que tenía varias causas sensibles en su dependencia: imputó al ministro Luis Caputo (luego la causa fue remitida por el juez Lijo) e investigaba a la madre y la hermana del ex fiscal Alberto Nisman por lavado de dinero.

Su desplazamiento era esperable, por las condiciones en las que fue designado, pero no la inmediatez ni la forma que se dio. A la sorpresa inicial le siguió la explicación en la que coincidieron las fuentes consultadas por este portal: “Casal está despejando el camino para Weinberg de Roca, hace el trabajo sucio, para que ella no gane enemigos apenas asuma”. Y agregaron: “tiene que terminar de emprolijar lo que dejó Gils Carbó, pero también hacer lugar para designar su gente”.

El desplazamiento de Zoni se sumó al de Leonel Gómez Barbella, otro fiscal que juró con Gils Carbó, que la semana pasada fue trasladado de la fiscalía federal de Lomas de Zamora, donde subrogaba, a una en la provincia de La Pampa. Gómez Barbella pidió 120 días de prórroga para el traslado, para poder concretar la mudanza de su familia, pero se lo negaron.

Tanto Zoni como Gómez Barbella habían concursado para las fiscalías federales de Santiago del Estero y General Pico, La Pampa, respectivamente. Pero como ninguna de esas dos estaban habilitadas, fueron asignados a Comodoro Py el primero, y Lomas el segundo.

En el caso de Zoni incluso Gils Carbó lo designó como titular allí. Sobre ese apuntó fue el duro escrito de Casal. Sostuvo que la designación estuvo “viciada de nulidad absoluta” y que Zoni no podía haber sido trasladado, porque su dependencia inicial “nunca fue habilitada”. Pero Zoni no fue trasladado a Santiago del Estero. Fue enviado a una fiscalía correccional hasta tanto se inaugure la citada dependencia. El cambio llamó la atención, porque deja vacante su fiscalía, que todavía no tiene reemplazo y genera una necesidad más de subrogar, cuando los fiscales que pueden hacerlo están abarrotados de trabajo.

El traspaso se torna aún más llamativo al recordar la acordada de la Corte que no reconoció como Federal al tribunal ordinario que fue convertido por una decisión de la Casación.

Desde la Procuración explicaron que el nombre del sucesor de Zoni saldrá de algunos de sus pares de Py, o bien de algunos otros fiscales federales de la Procuración, con base en la ciudad de Buenos Aires, hasta que se abra el concurso para ocupar el lugar.

Pero si hay algo que llamó aún más la atención fue la diferencia de criterios para Zoni y Gómez Barbella, señalados como afines al gobierno anterior, con Ignacio Mahiques, hermano de Juan Bautista Mahiques, subsecretario del Ministerio de Justicia.

Ignacio es otro de los que concursó para un cargo en el Ministerio Público Fiscal, junto a los desplazados fiscales. A él le tocaba la sede de Victoria, Entre Ríos, que tampoco está en Buenos Aires, pero ocupa otra, en la ciudad de Buenos Aires, al tiempo que trabaja con el fiscal Gerardo Pollicita en los casos que involucran a CFK. Desde la Procuración se apuraron a aclarar la situación y dijeron que su caso es distinto porque su traslado (de la fiscalía de Victoria a la de Capital Federal), no fue definitiva, como la de Zoni, sino transitoria. La explicación no despejó suspicacias.

About the Author

.