Published On: Wed, May 30th, 2018

Gaza y sus vientos de guerra

Share This
Tags

TEL AVIV (ANSA) – La situación es la más grave desde la guerra de 2014 y no son pocos aquellos que en Israel, temen un nuevo e inminente conflicto con Gaza. La tensión sigue siendo muy alta después de una jornada en la que desde la Franja llegó al sur de Israel una lluvia casi continua de disparos de mortero y cohetes, todos reivindicados durante la noche tanto por la Yihad Islámica como por Hamas.

Gran parte de los disparos y de los cohetes fueron interceptados por el Iron Dome, el sistema de defensa antimisiles eficaz para frenar los golpes de morteros, aunque uno de ellos cayó en el patio de un asilo, vacío, en Sderot en las cercanías de la Franja y los fragmentos de otro, más tarde, en una escuela de la misma ciudad.
En el resto del día -marcado por el sonido casi continuo de las sirenas de alarma en las zonas judías cercanas a Gaza (50 veces en total)- cuatro israelíes (incluidos tres soldados) resultaron heridos por las esquirlas y al menos otras 10 personas fueron hospitalizadas en estado de shock.

Para resaltar el alcance del fuego, el ejército indicó en 50/60 los lanzamientos totales desde la otra parte de la frontera y hasta Ashkelon, mientras que las fuentes palestinas indican que hubo más de 100 disparos desde Gaza. Lanzamientos que obligaron a la población israelí de las zonas a protegerse en los refugios y a los cuales el ejército respondió con más de 30 incursiones aéreas y de artillería que alcanzaron al menos 7 posiciones de Hamas y de la Jihad Islámica y destruyeron un túnel militar de la misma Hamas que desde Rafah, en la parte sur de la Franja, pasaba por Israel y Egipto.

Son días en el que la alarma sobre la frontera del mismo estado judío continuó después de las amenazas de represalias por parte de la Yihad islámica por la muerte, la semana pasada, de tres de sus milicianos.

El pasado lunes por la noche, disparos de ametralladoras desde Gaza hicieron blanco en casas y automóviles de la vecina ciudad israelí de Sderot. Esta mañana las sirenas resonaron rápidamente poniendo en alerta a la población israelí alrededor de la Franja. Inmediatamente después incursiones de la aviación del estado judío golpearon, según fuentes palestinas, objetivos palestinos no precisados en barrios de Zaitun y Sajaya, en Gaza City. Una salva de al menos 28 proyectiles de mortero se abatieron desde la Franja en el sur de Israel.

Desde entonces, fue un continuo empeoramiento tanto que Israel definió la situación como “la peor de la guerra desde 2014″ y la intervención del ejército en la Franja como la más extensa desde entonces.

El ministerio de Defensa israelí, Avigdor Lieberman, denunció que Israel “no tiene ninguna intención de continuar como siempre o de contener este evento. Hamas y la Yihad Islámica están ya pagando un precio alto”. Ronen Manelis, el portavoz del ejército -que denunció el uso por parte de la Yihad de armas “made in Irán”- , explicó que el estado judío “no permitirá” el continuo lanzamientos de cohetes desde Gaza y que los ataques sobre los “puestos de los terroristas se intensificará cuando sea necesario”.

El premier israelí, Bejamin Netanyahu, convocó a una “reunión de seguridad” con la cúpula militar para evaluar la situación actual. Hamas desde Gaza -hoy el ministerio de Salud de la Franja eliminó de la lista de los “mártires” el nombre de la bebé de 8 meses muerta el pasado 15 de mayo y cuyo deceso fue atribuido en un primer momento a los gases lacrimógenos israelíes- dijo que los cohetes y los disparos de mortero son una respuesta “a la agresión del estado judío”.

El vocero Fawzi Barhoum denunció que “la ocupación israelí es plenamente responsable de cualquier inminente escalada militar”. Una parte de Gaza está actualmente con problemas de energía eléctrica: un cohete palestino golpeó, según Israel, una línea de alimentación, mientras desde la Franja se habla de un “castigo político” del estado judío por los misiles de hoy.

About the Author

.