Published On: Fri, Jun 1st, 2018

Una propuesta para regular el consumo de sal

Share This
Tags

En la sesión de este jueves la Cámara de Senadores aprobó el proyecto de ley presentado por Danilo Capitani que tiene por objeto promover la reducción del consumo de sodio en la población.

Desgraciadamente el consumo de sal es una práctica que poco a poco, se ha convertido en un peligro para quienes la consumimos diariamente. En los niveles actuales, incide de manera perjudicial en la salud de los consumidores. Tal es así que las instituciones de salud del mundo han tomado el tema con gran preocupación, realizando diferentes iniciativas que buscan reducir el consumo de sal en la población.

A fin de incentivar una utilización responsable por parte de los consumidores, el proyecto presentado por Capitani, prohíbe el ofrecimiento de sal en saleros, sobres y cualquier otro recipiente que permita un uso discrecional. Es de aplicación en restaurantes, confiterías, bares, pizzerías, venta de comidas rápidas y afines; a excepción que sea expresamente requerido por el consumidor, bajo su responsabilidad.

La Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) recomienda que el consumo medio de sal por día se sitúe en torno a los 5 gramos; algo muy alejado de lo que ocurre; en el mundo el promedio duplica esta cantidad.

Si en Argentina las personas mayores de 35 años de edad lograsen bajar a 9 gramos el consumo diario de sal por un período de 10 años, los casos de infarto agudo de miocardio se reducirían en un 21,6% y los accidentes cerebrovasculares en un 20,5%. Así lo indica un estudio publicado en la Revista Panamericana de Salud Pública.

Otro estudio, en este caso realizado por la Universidad de St. George (Reino Unido) demostró que la disminución en la ingesta de sal trae aparejado una baja considerable en la cantidad de refrescos y/o bebidas colas consumidas por los niños. Quedando demostrado que a mayor consumo de sal mayor es el consumo de líquidos y por consiguiente mayor consumo de azúcar.

Según el mismo estudio; los investigadores concluyen que logrando reducir un gramo de sal en la dieta diaria de los niños por día se lograría reducir hasta 100 gramos la ingesta general de líquidos.

Queda en evidencia la necesidad de reeducar y concientizar a la población sobre la necesidad de mejorar la conducta alimentaria, siendo una buena medida restringir la posibilidad del uso indiscriminado de la sal, colaborando con ello en la prevención de la hipertensión, accidentes cardiológicos y cerebrovasculares y muchas otras patologías que el ejercicio abusivo de la sal trae.

Por último es de destacar que en el texto del proyecto se deja establecido que los restaurantes, confiterías, bares, pizzerías, venta de comidas rápidas y afines, deberán ofrecer en su menú la opción de platos preparados sin sal o con bajo contenido de sodio.

El proyecto pasa ahora a la Cámara de Diputados para su análisis y sanción definitiva.

About the Author

.