Published On: Mon, Sep 9th, 2019

Evangelio del día 09-09-19 Es tan feo ser un cristiano que vive en la hipocresía

Share This
Tags

Evangelio del día: Lucas 6,6-11

Evangelio del día: (La curación de un hombre en sábado): “En aquel tiempo, en otro día sábado, Jesús entró en la sinagoga y comenzó a enseñar. Había allí un hombre que tenía la mano derecha paralizada. Los escribas y los fariseos observaban atentamente a Jesús para ver si curaba en sábado, porque querían encontrar algo de qué acusarlo. Pero Jesús, conociendo sus intenciones, dijo al hombre que tenía la mano paralizada: “Levántate y quédate de pie delante de todos”. Él se levantó y permaneció de pie. Luego les dijo: “Yo les pregunto: ¿Está permitido en sábado, hacer el bien o el mal, salvar una vida o perderla?” Y dirigiendo una mirada a todos, dijo al hombre: “Extiende tu mano”. Él la extendió y su mano quedó curada. Pero ellos se enfurecieron, y deliberaban entre sí para ver qué podían hacer contra Jesús”. Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

Jesús pregunta a los fariseos: “¿Está permitido curar en sábado o no?”, pero ellos no responden. Y entonces Jesús toma de la mano al enfermo y lo cura. Los fariseos puestos ante la verdad, callaban, pero luego chismeaban a sus espaldas… buscaban la forma de que cayera.

Jesús reprende a esa gente que estaba tan apegada a la ley, que se había olvidado de la justicia, e incluso negaba la ayuda a los padres ancianos con el pretexto de haberlo dado todo como donativo para el Templo. Pero ¿quién es más importante? ¿El cuarto mandamiento o el Templo?

Jesús nos toma de la mano y nos sana

Jesús se acerca: la cercanía es la prueba de que vamos por el camino verdadero. Porque es precisamente el camino que Dios ha elegido para salvarnos: la cercanía. Él se acercó a nosotros, se hizo hombre.

La carne: la carne de Dios es el signo; la carne de Dios es el signo de la verdadera justicia. Dios que se hizo hombre como uno de nosotros, y nosotros que tenemos que hacernos como los otros, como los necesitados, como aquellos que necesitan nuestra ayuda.

La carne de Jesús, es el puente que nos acerca a Dios, no la letra de la ley: no. En la carne de Cristo, la ley tiene su cumplimiento pleno y es una carne que es capaz de sufrir, que ha dado su vida por nosotros.

Que estos ejemplos, este ejemplo de cercanía de Jesús, del amor, de la plenitud de la ley nos ayuden a no caer nunca en la hipocresía: nunca. Es tan feo ser un cristiano hipócrita. Tan feo. Que Dios nos salve de esto. (Homilía en Santa Marta, 31 de octubre de 2014)

About the Author

.