Published On: Fri, Sep 13th, 2019

La roya amarilla del Trigo llegó a la Región Norte de Santa Fe

Share This
Tags

Roya amarilla, lineal o estriada son los nombres más frecuentes de la enfermedad causada por el hongo Puccinia striiformis. En Argentina, la mayor incidencia de esta enfermedad se daba de manera esporádica en zonas templadas a frías. Las temperaturas óptimas conocidas para su desarrollo están entre 9 y 13 °C; sin embargo, pareciera que el patógeno presenta adaptación a un régimen térmico superior.

La roya amarilla del Trigo llegó a la Región Norte de Santa Fe

 “La presencia de esta enfermedad en trigo, en áreas de condiciones ambientales muy diferentes a las conocidas para el desarrollo de este patógeno, motiva al menos, un estado de alerta”

Roya amarilla, lineal o estriada son los nombres más frecuentes de la enfermedad causada por el hongo Puccinia striiformis. En Argentina, la mayor incidencia de esta enfermedad se daba de manera esporádica en zonas templadas a frías. Las temperaturas óptimas conocidas para su desarrollo están entre 9 y 13 °C; sin embargo, pareciera que el patógeno presenta adaptación a un régimen térmico superior.

Si bien aparece citada en la bibliografía desde los años 80, su mayor frecuencia de aparición en el norte de Argentina, sería una afirmación de ese cambio. El cultivo de variedades susceptibles, aun con registros de temperaturas superiores a las antes mencionadas para este patógeno, más la presencia de rocío fue clave para dar inicio a la infección. En ensayos de la RED de trigo en la EEA Reconquista (2018), se registró presencia de roya amarilla en las siguientes variedades: Klein Serpiente; Klein Huracán, Klein Lanza; Klein Prometeo, Klein Tauro; Klein Proteo; SN 90; ACA 908; ACA 910; ACA 303, Buck Claraz; MS INTA 116; MS INTA B 816 y en DM Ñandubay Esta enfermedad causa pérdidas de rendimientos muy importantes. En el año 2017, en la localidad de Logroño, Departamento 9 de Julio, la pérdida de rendimiento en una variedad susceptible a la enfermedad fue del 50 % (testigo sin fungicida vs lote con fungicida, Comunicación personal Ing. Agr. Molinari).

Datos como estos demuestran la agresividad del patógeno y la magnitud de las pérdidas de rendimiento que ocasiona. Diversos autores la describen como una enfermedad policíclica (dentro del periodo del cultivo hay varios ciclos de la enfermedad, lo cual implica una producción permanente de esporas); explosiva (crece velozmente). Ante la presencia de variedades susceptible y condiciones predisponentes se recomienda aumentar frecuencia de monitoreo debido a que puede afectar a todos los estados fenológicos del cultivo. Si bien existe información nacional e internacional sobre esta enfermedad, su detección y presencia en el norte de Santa Fe, es reciente. No se conoce si este patógeno, conservará las mismas características y comportamiento, que presenta en ambientes con un régimen térmico inferior. 

Síntomas. Desarrollo de la enfermedad

Esta roya se manifiesta como pústulas muy pequeñas de color amarillo limón, las que se disponen en el sentido de las nervaduras, de ahí, el modo en que se la nombra, “roya estriada o lineal”. Vale aclarar que, en estados juveniles de las plantas de trigo, puede ocurrir que no se dé el patrón en estrías, por lo que se la puede confundir con roya de la hoja (se la encuentra como pústulas dispersas). A las pústulas se las observa en la cara superior de las hojas, como así también en espigas, sobre glumas, aristas.

NO se trasmite por semilla ya que es patógeno biótrofo obligado. Es decir, esta especie solo puede sobrevivir en plantas vivas de trigo, triti – cale. Otro huésped alternativo de diferente especie vegetal, donde puede completar su ciclo es una es – pecie conocida como Berberis sp. En el campo, se la observa en manchones, es una característica de esta roya, que tiene la particularidad de poseer una elevada capacidad de producir la en – fermedad (virulencia); de ahí su carácter explosivo. En realidad, posee un período de latencia prolongado (lapso de tiempo en que llegan las esporas al tejido vegetal hasta que se la ve).

Por lo tanto, si la variedad sembrada es susceptible a roya amarilla, se recomienda monitoreo frecuente y aplicación de fungicida al observar los primeros síntomas, en especial cuando las condiciones ambientales son favorables al desarrollo de este hongo. Ya que el tejido vegetal podría estar infectado previamente a la aparición de síntomas, por la condición de latencia.

Para su control, se emplean los mismos principios activos empleados para controlar roya de la hoja o roya del tallo. Algunos principios activos como los Inhibidores de la desmetilación (IDM, ejemplo químico: triazoles), tales como triticonazole, fluquinconazole, flutriafol, podrían ofrecer un periodo de protección de hasta 30/40 días aproximadamente (según dosis), especialmente en ataques muy tempranos de roya amarilla, a causa de las esporas traídas por el viento. (Carmona y Sautua, 2018).

Consideraciones finales

Cabe recordar que la resistencia genética es la principal estrategia para el manejo de esta enfermedad. Debido a su virulencia, requiere conocer los cultivares que al final de la campaña se hayan observado resistentes o de buen comportamiento. Asimismo, la elección de siembra de un cultivar susceptible permite planificar el monitoreo y la aplicación de los controles químicos cuando sea necesario. El uso de curasemillas con largo poder residual es una alternativa de manejo para las primeras infecciones en estadios vegetativo (Campos, P. 2017).

Fuente: INTA por Ana María Brach, Mariano Federico Cracogna

About the Author

.