Published On: Sat, Apr 25th, 2020

Preocupa el riesgo de contagio de personas sometidas a diálisis

Share This
Tags

Los pacientes que padecen distintas patologías renales y los profesionales que los asisten atraviesan momentos de incertidumbre y preocupación ante la falta de protocolos sanitarios claros, y reclaman que se asigne un centro o espacio físico único para los tratamientos de diálisis, principalmente para los grupos con síntomas de Covid-19, aquellos que pudieran dar positivo o quienes tuvieron contacto con personas infectadas por coronavirus. En ese sentido, la Asociación de Prestadores de Diálisis y Trasplantes Renales de Santa Fe solicitó urgentes respuestas a las autoridades del Ministerio de Salud de la provincia.

   En medio de los ajustes y reacomodamiento permanente de las estructuras sanitarias del país para hacer frente a la pandemia, la entidad que nuclea a los prestadores de servicios de diálisis de la provincia alerta sobre inconvenientes operativos, logísticos y de bioseguridad que atraviesan los pacientes con insuficiencias renales que deben someterse a diálisis.

   “Se trata de enfermos renales bajo tratamiento de diálisis que, al ser inmunodeprimidos, son susceptibles de contraer el virus. Pedimos a la provincia que centralice su atención en un espacio aislado mientras se realizan los hisopados hasta confirmar los resultados. Si dan negativo pueden regresar a su centro de diálisis habitual”, explicó Marcelo Farías, médico nefrólogo y presidente de la entidad.

   El profesional agregó que esos pacientes, unos mil en Rosario, pueden representar un riesgo si están contagiado con Covid-19, porque las salas de diálisis se comparten con muchas personas. “Hay riesgo de contagio permanente”, advirtió el médico.

   Igualmente confirmó que hasta ayer no se habían registrado casos entre enfermos renales. La ciudad tiene ocho centros de diálisis privados, y uno público que funciona en el Hospital Provincial del Centenario con pacientes crónicos.

   “La idea es que no circulen por todos lados, porque es normal que los trasladen en vehículos con otras personas, después están en salas de espera y en el lugar donde se dializan. Si tienen el menor síntoma, deberían permanecer en otro espacio, aislados hasta que se confirme el cuadro”, agregó Ventura.

   En un escrito dirigido al ministro de Salud de Santa Fe, Carlos Parola, y al Poder Legislativo, la entidad manifiestó “altísima incertidumbre por la grave situación desde el inicio de la pandemia, con peticiones o comunicaciones formales a las autoridades sanitarias, pero que no han obtenido respuestas”.

   Los reclamos tienen que ver con la ausencia de protocolos en los servicios de nefrológica, y en cumplimiento de las normativas que deben adoptar los centros prestadores de diálisis de todo el país para manejar a los pacientes en el contexto de la pandemia del coronavirus.

Según los profesionales, a la fecha no existen instrucciones para la “delicada derivación” e internación de tres grandes grupos con insuficiencia renal crónica en plan de diálisis: los que pueden ser casos confirmados de Covid-19, los sospechosos, y las personas con contacto estrecho con ciudadanos que dieron positivo.

“Independientemente del catálogo médico consignado, el hospital y/o hospitales designados en cada jurisdicción provincial deberán disponer de áreas específicas para alojar a este grupo de pacientes y permitir que se realice su tratamiento en el lugar”, amplió el comunicado.

Así, Farías advirtió que “no se ha ordenado ni establecido por parte de las autoridades la unificación del efector público con su debido equipamiento para derivación de pacientes desde los centros privados, pese a reclamos formales, propuestas directas de ayuda con equipamiento y colaboración”.

About the Author

.